Desde 1995

Eukeni

Miércoles 22 de Marzo de 1995 16h30.

Abrimos por primera vez la puerta de nuestra óptica, cargados de ilusión, con miedo, después de haber invertido mucho mucho dinero en maquinaria para la consulta y el taller y en comprar bonitas gafas, pero con la certeza de poder ofrecer un servicio óptico diferente.

Fue una apertura discreta, no anunciada, sin celebraciones, sin gente comiendo canapés ni bebiendo champagne.

Pasaron un par de horas y no entró nadie. A eso de las 18H45, entró una mujer de mediana edad, tenía la gafa rota. Se le había perdido un porta plaquetas. Le dije que en cuestión de media hora le solucionaría el problema.

La mujer se fue. Entré corriendo en el taller y me puse manos a la obra. Desmonté toda la gafa. Y cuando me dispuse a realizar la soldadura, me di cuenta de que me faltaban dos cosas básicas, la barra de plata y el porta plaquetas. Se me vino el mundo encima cuando me di cuenta de que no podría cumplir con el compromiso adquirido.

Pasados 3 minutos, entró un transportista con un paquete de un proveedor. Lo abrí y entre otras cosas me llegó la barra de plata que necesitaba. Cogí rápidamente mi gafa, la desmonté, le quité el porta plaquetas y se lo soldé a la gafa de la clienta. Conseguí cumplir con mi primer y único compromiso de aquel primer día de trabajo. Respiré tranquilo. Supe que las cosas nos irían bien.

 

Lupe eta Marta

Lupe

¿Qué fue para mí la Óptica? Algo totalmente nuevo, desconocido, aun siendo hija de comerciante, este era otro mundo. La profesionalidad y dedicación eran patentes. Desde que la conocí, siempre he visto inquietud por mejorar, innovar, abrir una puerta tras otra sin quedar atrás por pereza o rutina. No es solamente un medio de vida, sino mas bien sentir la vida.

¿Y hoy? Todo va muy rápido, ha cambiado mucho. Me gusta la ilusión y el dinamismo que me rodean. Ahora la moda lo inunda todo pero sobre todo y mas importante es lo que no se ve desde fuera, el corazón que hay en esta óptica.

¿Y mañana? Me gustaría que no desapareciera ese sentimiento por complacer, aconsejar y satisfacer, pero siempre con honestidad, en esta profesión que tantos campos abarca, y sobre todo esa pasión que hace que casi todo sea posible.

 

Marta

Trabajar en eukeni optika, para mí ha supuesto una oportunidad de aprender un oficio totalmente desconocido. He aprendido a tratar con la gente, a hacer taller: montar y arreglar gafas. Y lo más importante, de la mejor manera posible; con la práctica. Es un bonito oficio donde nunca se termina de aprender cosas nuevas.

Han pasado muchos años desde que pise la óptica por primera vez. He crecido aprendiendo y sigo estando dispuesta como el primer día. Estoy muy a gusto y he conocido mucha gente, es un trato con la gente muy cercano y eso vale mucho. Lo más importante para cualquier trabajo es estar a gusto porque eso es lo que se trasmite. Y lo mas bonito es que te guste y que disfrutes en tu trabajo. Yo estoy muy contenta de que sea mi caso.

Ane. Eukenioptika

Ane

“Es de admirar la profesionalidad, dedicación y simpatía con que trabajáis. Es por ello que me siento afortunada y os doy las gracias por confiar en mí para formar parte de este gran equipo.”

Half Column